martes, 5 de febrero de 2013

¡Ahora ya sabemos!.

Presione cualquier punto del artículo para continuar leyendo



El diario La Prensa ha publicado que Roberto Rivas y su familia dejó de pagar impuestos por un monto de cinco millones de córdobas, solamente en concepto de importación de 14 vehículos de lujo de todo tipo, en el año 2009.  Podemos suponer, sin temor a equivocarnos, que eso es solamente una parte, que hay más exoneraciones y prebendas, que hay más dinero circulando desde el  presupuesto gubernamental hacia los bolsillos de los Rivas Delgado.  Todo en concepto de pago por servicios prestados a la familia Ortega: varios fraudes electorales, la confiscación de la personalidad jurídica del MRS, el traslado de manos de partidos políticos opositores, la eliminación de candidaturas incómodas, entre otros favores.  

Y como ese caso, hay muchos.

Enormes flujos de dinero que salen de los fondos públicos y de la cooperación venezolana para comprar voluntades y silencios, para fabricar y activar vocerías contra la oposición, para cooptar medios de comunicación y presuntos comunicadores, para gestar un coro de halagos y elogios a la gestión del régimen de Ortega.

Ya sabemos. Las gigantescas exoneraciones otorgadas a la familia Rivas Delgado y las prebendas que reparte el régimen, en efectivo o en más exoneraciones, son responsables directas del incremento de impuestos a la pechuga de pollo y al arroz, que convirtió en artículo de lujo el tradicional arroz con pollo y, de los incrementos de impuestos que afectaron a sectores medios, a la pequeña y mediana empresa. Son responsables, también, del descomunal incremento del precio de los timbres fiscales.

Así que cada semana que paguemos más por el arroz con pollo o por un timbre fiscal,  tenemos que recordar que estamos pagando el lujo y la buena vida de los más cotizados serviles del régimen.

Cada vez es más claro. Cuando Ortega impone sacrificios a la mayoría del pueblo y reparte limosnas a una parte, es para recetar ventajas a una minoría de la que forman parte la propia familia en el poder y su argolla de allegados.  Esta es la historia de la solidaria reforma tributaria orteguista. Impuestos para todos, exoneraciones para enriquecer a los amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga sus comentarios con libertad y respeto. Aquellos comentarios con lenguaje ofensivo para cualquier persona son suprimidos automáticamente.