jueves, 25 de octubre de 2012

¿Solidaridad o irresponsabilidad?


El martes, los pobladores de San Juan de la Concepción salieron a la carretera, botaron unos árboles, quemaron llantas y pusieron un tranque impidiendo el paso de todo tipo de transporte. La protesta se produjo por el alza desmesurada de la tarifa del transporte interurbano, más allá, mucho más allá, de la autorizada por el Ministerio de Transporte e Infraestructura.  Unas semanas antes, había hecho lo mismo un grupo de comerciantes "linieros" de Ciudad Darío y también un buen grupo de estudiantes universitarios de la Universidad Nacional Agraria.

Si revisamos ruta por ruta encontraremos que también en otros tramos se producen los mismos abusos: entre La Concha, Ticuantepe y Managua, entre Tipitapa y la Zona Franca de Managua, para mencionar dos cercanos a la capital, los transportistas cobran más del, ya famoso, diez por ciento de incremento.  Ningún transportista deja montarse en un bus a alguien a quien le faltan veinte centavo, pero a la hora del alza, redondean el precio, comiéndose el vuelto de los pasajeros.

Enmedio del problema, el MTI no se hace cargo del control de las tarifas.  El mismo martes, el ministro del MTI se declaró solidario con los pobladores, pero impotente de controlar el alza del transporte, de supervisar las rutas y de asegurarle a los pasajeros un servicio adecuado, seguro y al precio establecido.

¿Qué debemos entender de la actitud del ministro Martínez?  ¿Será necesario que los pobladores hagan un tranque cada vez que se comete un abuso, que los funcionarios gubernamentales no pueden o no quieren controlar?  En las declaraciones del ministro, pareciera verse la cómoda posición de quien no quiere quedar mal con un sector, en este caso una parte de los transportistas interurbanos, aunque la mayoría del pueblo salga perjudicada.

Si no actúan por que no quieren, es grave.  Si no actúan por que no pueden, es igualmente grave. ¿Para qué entonces pagar funcionarios tan costosos, pero ineficientes e ineficaces cuando se necesitan? Un funcionario serio, si autoriza aumento de las tarifas de transporte, debe garantizar que se aplique como se debe. Ese es su papel. Claro, funcionarios productos de un fraude electoral, no tienen interés en atender las demandas de la gente. 

De todas maneras, los nicaragüenses tenemos que repudiar la moda de funcionarios gubernamentales que se rasgan las vestiduras, solidarizándose o pidiendo disculpas, en lugar de cumplir con las responsabilidades de los cargos que ocupan o usurpan.