jueves, 20 de septiembre de 2012

Ilusiones y realidades.

Los diputados orteguistas están hoy concentrados en defender las enormes exoneraciones de impuestos y ventajas al proyecto "El Supremo Sueño de Bolívar". Construir una refinería fue una antigua promesa del presidente de Venezuela Hugo Chávez, que Ortega presentó al pueblo de Nicaragua como nuestra ventana a la prosperidad. Pero, luego de casi siete años, no hay refinería.

El proyecto de ley que se está discutiendo en la Asamblea Nacional nos dice la verdad.  Se trata de la construcción de unos depósitos de combustibles para comerciar petróleo venezolano en el área. Para asegurar condiciones para esa inversión, con dinero del gobierno de Nicaragua se hizo la carretera hasta el sitio del proyecto y se usaron maquinarias del Estado para el movimiento de tierras. Pero su dueño no es el Estado de Nicaragua, sino ALBANISA, una sociedad anónima de múltiples tentáculos en todos los sectores económicos, cuyo socio mayoritario es PDVSA, la compañía estatal venezolana de petróleos.

ALBANISA, entre otros asuntos, suministra energía eléctrica a Gas Natural (DISNORTE-DISSUR) y es, por tanto, acreedor de todos los que somos clientes de esas empresas. Fue ALBANISA la que financió la compra de Canal 8 y el Hotel Seminole, negocios manejados con ánimo de dueño por la familia Ortega Murillo. Y así podríamos seguir mencionando los estrechos vínculos de esa empresa con el grupo Ortega.

Es pues, el supremo sueño de la familia Ortega Murillo, de lo que estamos hablando: Por eso el proyecto goza de enormes privilegios especiales que no reciben otras empresas, de cualquier tamaño, nacionales o extranjeras. El grupo Ortega juega con los dados cargados para construir poder económico real.

Al pueblo de Nicaragua, Ortega le ha dejado las ilusiones, mismas que anuncia, una cada semana, como  una promoción comercial. 

Al pueblo le ha dejado la ilusión de un puerto de aguas profundas en Monkey Point ya hundido en el Caribe. La ilusión de la carretera Río Blanco-Puerto Cabezas, que iba a construir el ejército venezolano. La ilusión de una fábrica de aluminio, envases y utensilios de cocina. La ilusión de una fábrica de láminas de cubiertas de techo. Y sigo con las ilusiones: una fábrica de sacos industriales de plástico para usarse como empaque, la instalación de una planta ensambladora de tractores, un modelo de centro de comunicaciones comunitarias y hasta hoy, nada. Menciono solamente este listado sacado del acuerdo oficial entre el gobierno de Nicaragua y el de Venezuela firmado en 2007. Todo quedó en el papel, los anuncios grandilocuentes y las fotografías.

Así que ya se sabe lo que la bancada orteguista y aliados en la Asamblea Nacional está aprobando: ilusiones para el pueblo, negocios para la familia en el poder, que de todas formas, no puede hacerse muchas ilusiones de que tendrá tiempo para disfrutar sus corruptelas.

6 comentarios:

  1. Y el canal? y el satelite? Este ultimo es nuevo hay que dejarlo cocinar un poco.

    ResponderEliminar
  2. DONDE ESTAN LOS IDEALES SANDINISTAS, COMPARTIR LAS RIQUEZAS DE NICARAGUA CON EL PUEBLO, MILES DE NICAS EMIGRAN POR SU SUSTENTO MIENTRAS QUE OTROS ACAPARAN
    EL PAN DE MILES. QUE ES LA PINATA SANDINISTA, LOS SANDINISTAS LE DIJERON A SOMOZA QUITATE TU PARA MONTARME YO. LA HISTORIA LOS CONDENARA POR SU INFAMIA.

    ResponderEliminar
  3. Antes de politiqueria necesitamos tener vision de nacion
    si estos proyectos llegaran a realizarce nicaragua dara grandes pasos

    nicaragua necesita cambios desde la matriz politica y nicaragua
    sera libre una ves logre eso los liberales le realizaron mucho daño a nicaragua y daniel a mejorado la situacion de los pobres pero a violentado el estado de derecho en nicaragua
    pero los culpables son los opositores por permitirlo

    ResponderEliminar
  4. Desafortunadamente la historia se repite, los Somozas eran dueño de la mitad de Nicaragua en sus años gloriosos, ahora el papel le ha correspondido a la familia Ortega Murillo perfecta imitación de los Somozas que lo han superado en creces. Beltor Brecht decia: "El pueblo que olvida su historia esta condenado a repetirla", de manera que entonces ¿Por dónde hay que empujar a este país para que salga adelante? esa es la pregunta del millón, el reto es que la generación del presente debe hacer algo para evitar que la historia se repita, porque la historia hará justicia con aquellos que no respondieron en vida. NO OLVIDEN JÓVENES DE HOY

    ResponderEliminar
  5. Que tristekla realidad de mi pais. Pero William Walker el filibustero que quemo la ciudad de Granada, dijo lo siguiente momentos antes de ser Fusilado en Honduras. La clase politica de Nicaragua es lo peor. Esto fue dicho hace mas de 150 años y pareciera que es tan actual como que lo esta diciendo. Hay de aquellos politicos que en vez de construir desparraman.

    ResponderEliminar
  6. Es triste ver que cambiamos la forma pero no el fondo y aun es mas triste recordar cuantas vidas se perdieron para continuar con lo mismo muchas promesas al pueblo pero de cumplir nada.El que se instala en el poder sigue aduenandose de Nicaragua haciendo de esta su finca particular para su familia y los secuaces que apoyan sus praccticas de LADRONES COMUNES.

    ResponderEliminar

Haga sus comentarios con libertad y respeto. Aquellos comentarios con lenguaje ofensivo para cualquier persona son suprimidos automáticamente.