martes, 1 de mayo de 2012

Con los trabajadores de Nicaragua.

Hoy primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, es un buen día para recordar las  demandas pendientes de trabajadores y trabajadoras, para convocar a seguir luchando por ellas.

En Nicaragua, hay algunos dirigentes sindicales y políticos que se empeñan en convertir la celebración en una actividad de agradecimiento al gobierno de turno por haber concedido una u otra demanda. Pero, la realidad actual de Nicaragua, nos obliga a recordar los grandes problemas que aún padecen los trabajadores y trabajadoras nicaragüenses: falta de empleo, de oportunidades laborales, bajos salarios y deficientes condiciones de trabajo.

Quienes no encuentran trabajo se ven obligados a migrar a otros países, dejando su familia y su comunidad, o bien a volcarse a realizar todo tipo de actividades de sobreviviencia, con pocas esperanzas de mejorar su situación.  El país se desangra por la migración y pierde un gran potencial creativo y laboral por el desempleo.  Al día de hoy no hemos visto ninguna iniciativa del régimen para mejorar la condición de nuestros migrantes y para crear más empleos.

Más bien al contrario. Quienes trabajan para el Estado, se ven acosados por funcionarios para asistir a toda actividad política del partido orteguista para no ser despedidos, atemorizados pues ya han visto que el régimen ha despedido a cienes de trabajadores y trabajadoras sin cancelarles las prestaciones laborales a las que tienen derecho legal.  Los trabajadores de la salud, los maestros, policías y soldados siguen esperando una mejoría de sus salarios que reconozca la labor esencial que realizan para la sociedad, para todos nosotros. 

Y los que ya han dejado de trabajar, miles de personas que ya se encuentran en la tercera edad, siguen movilizándose para demandar sus pensiones, a las que tienen derecho pues cotizaron al seguro social pero no completaron el total requerido, pero pagaron y ahora no tienen nada, más que promesas.  Y los jóvenes que están entrando al mercado de trabajo se encuentran con la amenaza de que una reforma a la seguridad social, que el gobierno realizará este año, los obligará a pagar durante más años por su seguro social y se jubilarán mucho más tarde.  Y recordemos que en este país miles de niños y niñas dejan de asistir a la escuela para realizar trabajos remunerados, pues la pobreza de sus familias los obligan.

En la agenda de la Asamblea Nacional está el proyecto de Código Procesal Laboral y se habla de una reforma al Código Laboral.  Estos, son temas de interés directo de trabajadoras y trabajadores urbanos y rurales, que están en manos de la aplanadora orteguista en el parlamento, logrado por el fraude electoral.  El régimen solo escuchará su propia voz en ese debate. 

Para luchar por sus reivindicaciones, trabajadores y trabajadoras necesitan que haya democracia, es decir que exista libertad de opinión, en todos los terrenos, libertad de organización sindical y política, libertad de movilización para la defensa de sus derechos. El orteguismo, al confiscar la democracia afecta los derechos de los trabajadores y las trabajadoras.  Luchar por restablecer la democracia es también una de las exigencias de este primero de mayo, en el que recordamos a quienes han luchado por las demandas de las trabajadoras y trabajadores de Nicaragua y el mundo.

Desde el MRS enviamos nuestro abrazo a trabajadores y trabajadoras del campo y la ciudad,  en lucha por la democracia y la justicia social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga sus comentarios con libertad y respeto. Aquellos comentarios con lenguaje ofensivo para cualquier persona son suprimidos automáticamente.