lunes, 9 de enero de 2012

La imposición de Ortega.

Guste o no, el 10 de enero de 2012 será recordado como el día en que Daniel Ortega consumó la peor violación a la Constitución realizada desde su promulgación en 1987.  Se impone como "presidente" contra la voluntad expresa de la Constitución que prohibe la reelección sucesiva y más de una vez y además, mediante un gigantesco fraude electoral, a la vista de todos.

No importa si Daniel Ortega es simpático o antipático, sino que para mantenerse en el poder ha pasado por encima de la ley y acumulado todo el poder posible mediante la corrupción, el fraude y el miedo.  

Aunque algunos piensen que no les importa, ni les molesta, en poco tiempo verán que una cuota de poder tan grande y sin límites, en manos de una persona o una familia afecta principalmente a los más pobres, a los que no tienen recursos o grandes empresas.  Así cuando tropiecen con funcionarios corruptos, con injusticias, con abusos, sabrán que no hay donde acudir, puesto que todo ha sido copado por Ortega y su grupo.

Hoy se trata del incremento de la energía eléctrica, un nueve por ciento y de los combustibles.  Mañana será el incremento de otros productos, mientras el salario se mantiene congelado.  Ahora Ortega no puede culpar a nadie, pues él controla todo.  Si la luz sube de precio es por que ha sido su decisión.  Si los salarios están congelados es por que es su decisión. Ya no puede echarle la culpa a los diputados, a los jueces, a nadie.  Él tiene todo el poder y se ha hecho responsable de todo lo que suceda.   Y es un poder sin límites, por eso se le llama dictadura. 

Es lo que se está imponiendo ahora al pueblo nicaragüense:  una dictadura de un hombre y su familia.  Vieja historia repetida ahora por Ortega y que como ayer terminará mal.  Pero, ahora, terminará pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga sus comentarios con libertad y respeto. Aquellos comentarios con lenguaje ofensivo para cualquier persona son suprimidos automáticamente.